Saltarines

saltarines

[et_pb_section admin_label=»section»]
[et_pb_row admin_label=»row»]
[et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Text»]Tortugas, escarabajos, ranas, canguros, setas…

saltarinCualquier animalito o figurita era válido, siempre que llevasen adosado una ventosa, un muelle y una base de plástico.

Este juguete de quiosco tenía un mecanismo muy simple: una ventosa que se adhería a una base de plástico a la par que comprimía un muelle. Se dejaba en el suelo y solamente había que esperar a que el muelle recuperara su tamaño inicial y despegara la ventosa de golpe.

¿Resultado? ¡El juguete pegaba un enorme salto! Simple y divertido.

La de competiciones y juegos que una mente infantil podía crear con aquello: competiciones de salto (por la altura o por la distancia si la base de apoyo estaba inclinada), adivinación del juguete que saltaría más, adivinación de la secuencia de salto de un grupo de saltarines accionados a la vez, a ver quién aguantaba el impacto de un saltarín en la mano (había uno que era una mano con el dedo índice señalando que picaba fuerte), o a ver quién tenía redaños para recibir el impacto en otra parte del cuerpo (no, en el ojo no, más bien en el trasero o en los cataplines), o a golpearlos con un palo a guisa de bate cuando saltaban y a ver quién lo mandaba más lejos, a accionarlos cerca de alguien sin que se diese cuenta para que se asustara con el salto, a accionarlos sobe tu cabeza o la de otro para poder sentir el retroceso, a ponerlos en el pupitre de un compañero para que saltara en medio de la clase…

Luego salieron otros juguetillos que también saltaban y que constaban de una semiesfera hueca de goma dura. Como una media pelota hueca de goma.

Se volvía del revés y se dejaba en el suelo. La goma no mantenía la torsión y pugnaba por volver a su posición inicial.

Cuando lo hacía pegaba un salto acompañado de un ¡pop!

Homo nostalgicus jugó con los dos, pero los primeros eran sus preferidos. Saltaban más y además se podían desmontar y cambiar el muñeco por uno de menos peso y el muelle por uno más potente. Así saltaban más. De eso se trataba ¿no?

www.nostalgika.es

 

 

¿Qué recuerdas?
¿Jugabas con chismes de estos?
¿De alguna manera diferente?
¿Cuál de los dos juguetes preferías? ¿el muelle? ¿la goma?[/et_pb_text][/et_pb_column]
[/et_pb_row]
[/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés