Polo Drácula

Desde 1977 formó parte de nuestros veranos.

Combinación de vainilla, cola y fresa. Enfundado de negro con interior claro como la capa del vampiro y dentro el rojo de la sangre. Un nombre acertado.

Un polo muy refrescante. Y te dejaba los labios y la lengua de un color rojo subido. Como el de la sangre. ¡Eso nos encantaba!

Y estaba super-rico.

polo

Por supuesto había otros muchos como el Colajet, un cohete de cola y limón con la punta de chocolate. El Frigo pie, un helado de cremosa fresa. El Calippo, un polo de los de hielo con sabor lima-limón que iba dentro de un cono; apretabas por abajo y emergía la punta y que era el rey del pringue…

Y tantos otros helados. Algunos de ellos ascendidos a la categoría de míticos que permanecían años y años a la venta, gozando del favor del público.

De hecho esta entrada se ha llamado Polo Drácula porque era el preferido de Homo nostalgicus. Pero podría haber sido cualquiera de los citados. O algún otro.

www.nostalgika.es

 

 

¿Qué recuerdas?
¿Te gustaba el Drácula?
¿Lo comías a menudo?
¿Cuál era tu helado favorito? ¿Por qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *