Patines metálicos

patines metálicos

Ahora, cuando salen los niños a patinar a la plaza, al paseo o así… van pertrechados con sus patines de plástico si son niños muy chicos y si son más mayorcitos con sus patines de cuatro ruedas con un freno tocho en la puntera, o con sus patines en línea con el freno en el talón.

Y, todos ellos, con sus protecciones en plástico muy duro en las rodillas, codos, muñecas/palma de la mano… y su casco en la cabeza, bien sujeto para que la mentonera de plástico se ajuste bien.

Nada que objetar. Seguridad ante todo. Ellos se divierten igual a pesar de toda la parafernalia. Aunque sea solo por salir a jugar a la calle.

Antes, más o menos cuando Homo nostalgicus era niño, no habían patines de plástico, ni patines en línea, ni patines con el botín incorporado. Ni protecciones de plástico duro… ni casco para patinadores. Lo que había era un patín metálico que te sujetabas al calzado normal con unas correas de cuero. Como los de la foto.

patines metálicos

Lo bueno de este patín es que tenía una guía metálica que permitía ajustar el tamaño del patín al pie de niño, ya fuera separando la parte anterior de la posterior o acercándolas siguiendo la guía. Luego apretabas las tuercas por abajo y el patín se mantenía firme. Si el pie era más grande o más pequeño eso se arreglaba apretando más o menos las correas.

Y ¡hala! ¡a patinar!

Lo bueno de estos patines era que, cuidando bien las correas, tenías patines para toda la vida. Eran de metal y, por lo tanto, resistentes. Y las ruedas bien habrían podido ser de piedra de lo duras que eran. Y el freno super duro y duradero también.

Y los podías prestar y los podían heredar los hermanos pequeños porque se ajustaban a cualquier pie. Y cuando habían hecho su servicio a todos los niños de la casa, se podían regalar a otra familia y ¡hala! ¡a patinar!

¿Y patinábamos? ¡Vaya si patinábamos! Hacíamos carreras, jugábamos al escondite o al pilla-pilla o jugábamos al fútbol… y todo sobre patines.

La de rodillas sangrantes y manos despellejadas, pero qué bien que lo pasábamos.

¿Protectores? Mercromina y tiritas.

www.nostalgika.es

 

 

¿Qué recuerdas?
¿Tuviste unos de estos patines metálicos? ¿Todavía los tienes?
¿Los estrenaste, los heredaste?
¿Recuerdas alguna anécdota de esos patines?
¿Frenabas con el freno o con las manos al suelo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *