Patines metálicos

Ahora, cuando salen los niños a patinar a la plaza, al paseo o así… van pertrechados con sus patines de plástico si son niños muy chicos y si son más mayorcitos con sus patines de cuatro ruedas con un freno tocho en la puntera, o con sus patines en línea con el freno en el talón. Y, todos ellos, con sus protecciones en plástico muy duro en las rodillas, codos, muñecas/palma de la mano… y su casco en la cabeza, bien sujeto para que la mentonera de plástico se ajuste bien. Nada que objetar. Seguridad… Leer más →

La guerra de las galaxias

Sí, sí, Star Wars, ya lo sé. Pero entonces, en su estreno y en años posteriores era La guerra de las galaxias, ni más ni menos. Nadie la llamaba Star Wars. Y hablando del estreno… Homo nostalgicus recuerda con gran nitidez ese día de noviembre de 1977. Retrepado en un cómodo sillón en su cine favorito de esos días (que ahora ya no existe), con una gran pantalla y un sonido grandioso. Recuerda una estupenda música que después sería banda sonora de toda la saga. Recuerda esa introducción con unas letras que se alejaban hasta… Leer más →

Atic Atac

Nunca creí en fantasmas o monstruos… No hasta ahora, no hasta que las puertas del castillo se cerraron a mis espaldas… ¡Y no hay llave! ¡¡¡Estoy atrapado!!! ¡¡¡AYUDA!!!… ¡¡¡AYUDAAAAAAA!!!… Nadie puede oírme… Estoy solo… ¿Por qué se abren las puertas y se cierran de golpe?… ¿Hay alguien ahí?… ¡¡¡AYUDAAAAAA!!!… Puedo ver formas extrañas que se materializan en el otro lado de la habitación… Ojos malvados mirándome… Pasos… Algo viene por el corredor… Algo grande… Algo frío… Debo correr rápidamente… RÁPIDAMENTE… ¡¡¡AYUDAAAAA!!!!… ¡Debo escapar antes de que sea demasiado tarde! ¡Toma introducción! Ya estabas en situación… Leer más →

Cinco minutos más

¡Que sí! Que todos lo hemos dicho. Cinco minutos más, cinco minutos más… por favor. Cuando venían a despertarte y querías hacerte el remolón en la cama, te arrebujabas con las sábanas y decías eso de… cinco minutos más… por favor. Si había suerte, te los concedían. ¡Y eran los cinco mejores minutos que un niño podía disfrutar en todo el día! Pero si no podía ser, pues… no podía ser. Pero aun así intentábamos arañar unos segundos. ¿Qué hora es? -preguntábamos. E inevitablemente nos respondían cualquier hora tardía. ¡Se la inventaban! A ver si… Leer más →

Letras transferibles

¿Recuerdas aquellas plantillas de letras transferibles? Decadry era la marca que usaba Homo nostalgicus. No recuerda si había otra marca en aquellos tiempos pre-ordenador, pero sí, ésta era la marca que usaba. Diferentes tamaños de letra (chiquita, gigante, en mayúsculas…), diferentes tipografías (negrita, góticas, futuristas, de números…), diferentes colores (normalmente negro, pero habían en blanco y rojo). Algunas eran preciosas. ¡Qué titulazos poníamos en nuestros trabajos escolares! Por si no lo recuerdas, se trataba de una hoja de plástico semi-rígido con las letras adheridas y una hoja de papel encerado que impedía que se engancharan… Leer más →

Baratijas con confites

Bueno, son confites, pero también les llamábamos bolitas de anís o anisetes. Y el quiosquero nos entendía perfectamente. Y si no le decías ‘deme esto’ y ya está, que tampoco hay que complicarse la visa. Y eran unos recipientes de plástico de formas diversas con confites en el interior. Habían botijos, sonajeros, sifones, cazuelas, lupas, herramientas, muñecos…. Te comías los anises y aún te quedaba el recipiente para jugar con él. Un dos por uno. Lo de comer se dice fácil porque el proceso no estaba optimizado. Me explico: si los ibas echando en la… Leer más →

Las chapas

Unas cuantas chapas de botellines de refrescos o cervezas o… un poco de tiza para pintar el suelo, quizás una bolita y… ¡un montón de amigos! No hacía falta nada más para pasa unas horas de lujo tirados por los suelos. Con las chapas se jugaba a hacer carreras o al fútbol, o a alguna variación. Para las carreras se pintaba con tiza un recorrido sinuoso y con algún que otro estrechamiento, la salida y la meta. O se trazaba con un palo en la tierra, si era el caso. Por turnos los jugadores propinaban… Leer más →

Pingu

Pingu era una serie de animación stop-motion de origen suizo. ¿Y qué es eso de stop-motion? Pues que la animación se realiza con una sucesión de fotogramas de una imagen cambiante. En este caso con figuras de plastilina. Foto, se modifican un poco los modelos y foto, se modifican y/o desplazan otro poco y foto, se… Y así se obtiene la sensación de movimiento. La serie (de 157 episodios de unos 5 minutos de duración) estuvo en producción y emisión durante 14 temporadas a lo largo de 20 años, desde 1986 hasta 2006. Así que… Leer más →

Karate Kid

Karate Kid es una película estadounidense de 1984 dirigida por John G. Avildsen y protagonizada por Ralph Macchio (como Daniel Larusso), Pat Morita (como Sr. Miyagi) y Elisabeth Sue (como Ali). El argumento es simple. Daniel es un muchacho que acaba de mudarse y pronto tiene unos conflictos con unos pendencieros alumnos de una escuela de Kárate local. Su vecino, el Sr. Myagi le enseña kárate con unos métodos bastante especiales, para que pueda participar en un campeonato local de karate. Daniel acaba enamorándose de Ali, antigua novia del líder de ese grupo de matones…. Leer más →

Los Fruittis

Somos blancos, somos verdes, somos negros y amarillos, somos todos diferentes y estamos muy unidos… Somos blancos, somos verdes, somos negros y amarillos, somos todos diferentes y estamos muy unidos… ¡Los Fruittis! 91 episodios de 1990 al 1992. Las aventuras de Mochilo, Gazpacho, Pincho… siempre acompañados de Kumba. Los Fruittis fue una serie de animación española producida y dirigida por Antoni D’Ocon que logró gran popularidad entre los niños de los 90. Ya fuera por la personalidad de sus personajes, por la calidad de sus gráficos, por su coloración digital de 8 bits… por los… Leer más →

Scroll To Top