Los invasores

“Los invasores, seres extraterrestres de un planeta agonizante. Su destino: la Tierra. Su propósito: conquistar el planeta. David Vincent sabe que los invasores ya están aquí y que han adoptado forma humana. De algún modo, Vincent ha de convencer a este mundo descreído de que la pesadilla ha comenzado. David Vincent tiene que luchar, en solitario, con una raza de invasores de otra galaxia y, por si fuera poco, enfrentarse a un enemigo aún más difícil de vencer: el escepticismo del resto de la humanidad. Cualquiera puede ser un invasor: el policía al que pide ayuda, el periodista que se interesa por la historia, la chica con la que cree haber ligado… Vincent no se puede fiar de nadie, la persona menos pensada puede ser uno de los invasores de los que escapa a la vez que persigue”.

Así nos contaba (según la Wikipedia) la introducción de cada capítulo de esta serie de ciencia ficción estadounidense titulada The Invaders ‘Los Invasores’, emitida por la ABC entre los años 1967 y 1968.

La serie constaba de 17 capítulos en su primera temporada y 26 en la segunda y tuvo un gran éxito. Y no era para menos, el argumento se las traía: un individuo anónimo que… bueno, ya está explicado en la introducción… ampliamente explicado.

El caso es que solamente él lo sabe y los aliens saben que lo sabe. Y que nadie le cree y los aliens cuentan con eso. Y que él los quiere desenmascarar y ellos quieren eliminarlo. Y todo es un problema porque tienen apariencia humana y se comportan como humanos. Y no se les puede distinguir con facilidad de un humano real. No tienen latidos pues no tienen corazón (en realidad no tienen órganos internos), pero a ver quién es el guapo que se acerca tanto. Y si alguno muere se desintegra sin dejar ni rastro ni prueba alguna.

Pero, sí, hay algo que permite distinguirlos: no pueden doblar el dedo meñique. ¡Toma ya imaginación! Copian nuestra morfología pero con un pequeño fallo. Lo que le permite a Vincent detectarlos.

¡Cuantas veces habrá mantenido Homo nostalgicus el meñique tieso para bromear con la familia o los amigos!

Aunque… ahora que lo pienso… ¿Y si no bromeaba?

www.nostalgika.es

 

 

Extras:

Intro español latino

Episodio 1

¡Mira, mira! ¡El meñique!

¿Qué recuerdas?
¿Recuerdas haber fingido con tu meñique?
¿Qué te parecía la serie?
¿Qué efecto tuvo en un tierno infante como tú?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *