Los chinitos de la suerte

Corrían los 80…

… y un día los veías por primera vez. Pero no solamente a una amiga, sino a varios de tus amigos. Y a muchos de tus compañeros y compañeras de clase. Y te preguntabas… ¿y qué es eso? ¿cómo es que no me he enterado yo?

—Son los chinitos de la suerte —te decía una.
—Dan suerte —aclaraba otro.
—El rojo es felicidad y el blanco es dinero.
—El blanco es la salud —corregía aquél.
—No, el dinero es el amarillo —terciaba otra.
—El amarillo es amistad y el del dinero el naranja.
—El amor es rojo y el naranja de la amistad.

¡Basta! ¡Da igual! ¡Los quiero todos! ¿De dónde los habéis sacado, eh? ¡Dime! ¡Dime!

Eran unos muñequitos de madera, bueno, prácticamente dos bolitas de madera simulando un muñeco y no parecían chinos ni nada. Algunos sí que tenían los ojos achinados, pero otros solo tenían dos puntos y basta. Estaban pintados a mano y no había dos exactamente iguales.

Y como eran baratos, te hacías con unos cuantos… cinco… diez… veintisiete… cuarenta… y te los colgabas en la mochila, el estuche, los pendientes, las muñecas, el cinturón, el llaveros, los collares, las gomas del pelo, las cremalleras, los cordones de las deportivas… te los colgabas de todas partes.

Suerte no sé, pero bueno, sí, te hacían sentir bien al ver que formabas parte de un colectivo, todos haciendo como Vicente. ¿Que qué hacia Vicente? Lo que hacía la gente.

Homo nostalgicus sabe que así funcionan las modas. Aparecen de repente sin saber de dónde y desaparecen tan rápido como llegaron. C’est la vie.

www.nostalgika.es

 

 

Extras:

Anuncio TV

El anuncio y canción de los chinitos de la Suerte en los años 80´s decía :
«Son los chinitos de la suerte, los auténticos chinitos de la suerte, toca madera, toca madera, ya.»

¿De dónde salieron?

Se decía que los chinitos de la suerte estaban inspirados en unos amuletos chinos —los Wu lou— que consistían en una calabaza seca con ciertas palabras chinas escritas que atraían a la buena suerte y que se pueden ver en todos los restaurantes chinos.

Un amuleto que neutralizaría las energías negativas y que actuaría como un imán para atraer salud y la energía positiva.

Pero, vete a saber.

 

¿Qué recuerdas?
¿Dónde los llevabas? ¿Algún lugar poco habitual?
¿Cuántos llegaste a llevar a la vez?
¿Te dieron suerte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *