Los cambios de novelas

novelas

Ahora estamos inmersos en el consumismo, pero hace años eso de consumir tenía sus limitaciones. Y el mercado de segunda mano y el trueque previo pago eran habituales.

En general no había dinero para gastar tan alegremente como ahora y muchos se apuntaban al cambio antes que a la compra. Y en muchas papelerías, librerías y puestos de mercadillo ofrecían el cambio por un módico precio.

Ibas con tu paquete de novelas románticas, del oeste (aquellas de Marcial Lafuente Estefanía) o con tus tebeos de terror o novelas gráficas de Vértice y las cambiabas por otras que el librero tenía para tal fin.

novela

novela

novela gráfica

El tendero cuidaba de que el estado general de las novelas que llevabas fuera aceptable y realizaba el cambio tras pagar un precio, lógicamente muy inferior al del artículo nuevo.

Ocurría que a veces cambiabas tus novelas o tebeos por otros en peor estado y llegaba el momento en que el tendero no te aceptaba el artículo por deteriorado. ¡Hala, a la basura! Pero, bueno, con un original y cuatro perras más acababas leyendo un montón.

www.nostalgika.es

 

 

¿Qué recuerdas?
¿Cambiaste alguna vez novelas de este modo? ¿Muchas?
¿Te parecía buen negocio para ti o para el tendero?
¿Alguna anécdota para compartir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés