Las hombreras

hombreras

Las hombreras nos invadieron en los años 80.

Sí, sí. Nos invadieron. Se encontraban en camisas, blusas, vestidos, chaquetas… toda prenda que nos cubriera el torso era susceptible de llevar hombreras… y de hecho… las llevaban.

Si uno piensa en moda y en los 80, una de las primeras cosas que nos vendría a la mente serían las hombreras. Y no hablo de las hombreras imposibles de Locomía, no. Hablo de las hombreras que todo hijo de vecino, y sobre todo cada hija, llevábamos por la calle en el día a día.

Las hombreras no eran más que espuma de poliuretano cubierta con una funda de tela. Y se cosían en la parte interior de las prendas para ampliar el contorno de la espalda y ofrecer una figura más atlética. Así los hombres parecían más fuertotes. Y también las mujeres.

Dicen que la progresiva incorporación de la mujer al mundo laboral hizo que éstas buscasen una nueva vestimenta más adecuada a su nuevo papel social. Y las chaquetas masculinas se adaptaron al cuerpo femenino, haciéndolas más holgadas y añadiendo hombreras para ofrecer unas líneas más rectas y unas formas más cuadradas. Ofreciendo así un volumen más poderoso al resaltar la línea masculina más robusta que proyectan unas anchas espaldas.

Bueno, eso dicen. Homo nostalgicus no sabe qué pensar. O sí. Prefiere pensar que, sin saber por qué, nos invadieron.

Ya se ha dicho antes.

hombreras

www.nostalgika.es

¿Qué recuerdas?
¿Llevabas hombreras en tus camisas y blusas?
¿En tus vestidos? ¿En tus chaquetas?
¿Te gustaba llevarlas?
Las habían de varios grosores. ¿Recuerdas alguna prenda que tuvieses con hombreras realmente exageradas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés