La bolsa de agua caliente

bolsa de agua caliente

Cierto que aún se pueden encontrar en algunas tiendas o farmacias, pero la bolsa de agua caliente es algo del pasado.

Ahora hay calefacción, radiadores, estufas y mantas eléctricas… y la bolsa de agua caliente nos retrotrae a épocas de brasero o estufa catalítica. Así que, si aún la usas, eres un antiguo o una antigua.

Eso sí, merece que la recordemos. Y con cariño, añadiría.

¿Quién no recuerda el acojono que daba tener que irse a la cama cualquier noche de frío invierno? ¡Y no digamos si era en casa de la abuela allá en el pueblo! ¡Dioooossss! Dice Homo nostalgicus que siente un estremecimiento (no de la Fuerza) sino en la bolsa escrotal solamente de pensarlo.

Pero allí estaba ella… (luz cenital directa y sonido de fanfarria)… la bolsa de agua caliente.

bolsa de agua caliente

Bastaba con llenarla (unos 2 litros de capacidad) con agua recién hervida (recordad, 100ºC) y, bien cerradita, introducirla entre las sábanas algo antes de acostarnos. Podías hacerlo en cualquier parte de la cama, pero lo recomendable era hacerlo a los pies y moverla de sito un par de veces antes de meter tu cuerpo serrano en la cama.

¡Qué diferencia! ¡Bendita fuente de calor! ¡Funcionaba de maravilla! Y eso era y es por la elevada capacidad calorífica del agua (ya sabes, la resistencia a experimentar un cambio de temperatura) que tardas en llevarla a ebullición pero también tarda en perder el calor.

tapón bolsaPor descontado que esta explicación técnica nos la traía al pairo. Lo importante es que se mantenía caliente por mucho tiempo. De sobra para pillar el sueño sin congelarte.

Había, eso sí, una advertencia: no colocar los pies en contacto directo con el caucho de la botella. Te podían salir sabañones.

Y una precaución: cerrar el tapón correctamente. Se podía salir el agua.

www.nostalgika.es

 

 

¿Qué recuerdas?
¿Usabas esas bolsas de agua caliente?
¿Qué recuerdos tienes de ellas?
¿Alguna vez te salió un sabañón a causa de ellas?
¿Alguna vez se le salió el agua?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *