Kilométrico Boomer

kilométrico Boomer

Los chicles son todo un clásico de la chuchería, la golosina o como se quiera llamar.

Diferentes sabores, formatos, tamaños… pero siempre del gusto de la chavalería. Algunos han impactado por alguna razón diferencial, el caso del Bazoka o del Kilométrico Boomer.

chicle sabor natillasLa diversidad era el sello distintivo de los Boomer, múltiples sabores (fresa, cola, menta, coco, melón, manzana, fresa ácida, mandarina, melocotón… hasta sabor a natillas).

Eran algo más baratos que los de otras marcas, aunque el sabor duraba algo menos. Es de suponer que una cosa compensaba a otra.

Pero, sin duda, el Kilométrico de Boomer fue uno de los mejores y más populares chicles de los 90. Aunque, ahora sí, eran más caros que los otros.

¿Y qué tenía el Kilométrico para encandilar a los niños?

Para empezar, acostumbrados a los chicles de forma rectangular envueltos en algún tipo de papel plástico o en forma de bola y a pelo, todos fliparon con el chicle plano y de un grosor fino que venía enrollado en forma de rueda (como las mangueras de los bomberos) y que era larguísimo (no llegaba el kilómetro, claro, pero era muy largo). Y que venía contenido en una práctica cajita circular de plástico. Y era fácil de compartir y facilitaba las relaciones sociales.

chicle Boomer

A ver… regalar un chicle… quizás a un amigo-amigo… pero dar un poquito, como un centímetro o así, satisfacía tanto al gorrón como al propietario del kilométrico. Pero había que esconderlo o compartir con el aviso de mantener la boca cerrada, porque como se corriera la voz te salían amigos hasta de debajo de las piedras y centímetro a centímetro el Kilométrico se desvanecían mucho antes de lo esperado.

A Homo nostalgicus le gustaba sentirlo en el bolsillo e ir consumiéndolo a pequeños pellizquitos para que le durara el máximo posible. Siempre a escondidas para que no tener que compartirlo.

Tacaño.

www.nostalgika.es

 

 

Extras:

Un anuncio en la TV

 

¿Qué recuerdas?
¿Lo probaste? ¿Te gustaba?
¿Lo compartías o te lo guardabas para ti?
¿Te duraba mucho?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *