El Telecran

telecran

Telecran… Telesketch… Pantalla mágica… Varios nombres para un mismo juguete.

Lo inventó en 1959 el francés André Cassagnes y se comercializó con gran éxito en la década de los 60.
Se trataba de un juguete relativamente plano y de forma rectangular con una pantalla que ocupaba casi toda su superficie y dos botones giratorios.

telecran

Al accionar uno de ellos un puntero se desplazaba por el interior de la pantalla dibujando una línea vertical y al accionar el otro, una línea horizontal. La idea era realizar dibujo en la pantalla haciendo desplazar el puntero.

Hacer líneas verticales u horizontales era pan comido, pero dibujar una línea diagonal o un círculo era algo harto complicado que necesitaba de mucha concentración y pericia al tener que coordinar los movimientos de ambas manos.

Cuando acababas el dibujo (o te hartabas de cagarla) lo volvías boca abajo, lo agitabas y… el dibujo desaparecía, dejando la pantalla lista para empezar de nuevo. Magia.

Bueno, en realidad no. El asunto es una especie de plotter muy simplificado y funciona de la siguiente manera: la parte interior de la pantalla está recubierta de polvo de aluminio y partículas de estireno; la punta metálica móvil traza surcos que muestran una línea negra en la pantalla. Al agitar el juguete, el aluminio y el estireno vuelven a cubrir la parte interior de la pantalla.

Con el juguete venían unas láminas de plástico para colocar sobe la pantalla a guisa de plantilla. Dibujos sencillos para reseguir, laberintos para practicar el trazo y uno con una serie de circulitos distribuidos aleatoriamente por la pantalla. Aquí se trataba de un juego competitivo en el que un jugador llevaba un botón y el otro jugador el otro. Ambos movían a la vez intentando atravesar los círculos y se ganaba un punto por cada círculo atravesado en el sentido de giro de tu botón. Era una buena alternativa para cuando te cansabas de dibujar.

Había quien tenía la pericia necesaria para hacer bonitos dibujos aunque Homo nostalgicus no pasó nunca de hacer garabatos.

telecran

www.nostalgika.es

 

 

Extras:

Un ejemplo de un excelente trabajo

dibujo

Un ejemplo de lo que bien podría haber dibujado Homo nostalgicus. Y, para qué vamos a engañarnos, la mayoría de nosotros.

dibujo

 

¿Qué recuerdas?
¿Tuviste uno?
¿Se te daba bien dibujar con él?
¿Tus dibujos se parecían más al primer o al segundo ejemplo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés