El TBO

TBO fue una revista de historietas española de periodicidad semanal que apareció en 1917​ y se publicó, con interrupciones, hasta 1998.

La revista tuvo una gran importancia en la historia de la historieta española. Tanto es así que popularizó el formato de publicación e incluso llegó a dar el nombre genérico a este tipo de publicaciones, a las que se conoció popularmente (y se las sigue conociendo) como tebeos.

TBO n1El primer número estaba impreso en tinta azul en un formato de 17×24 cm, constaba de ocho páginas y costaba cinco céntimos. Su editorial rezaba: ‘TBO’ no se propone cansar las jóvenes imaginaciones con arduos problemas ni serias doctrinas que, a veces, por una retorcida interpretación, llevan a la juventud por senderos perjudiciales… Un algo superficial, fácil, alegre y chistoso, sin traspasar los justos límites ni llegar a lo chabacano. En una palabra, el chico necesita un juguete literario. ‘TBO’ es el juguete que hemos confeccionado.

En sus inicios estaba dirigida a un público infantil, con su humor blanco y amable. Aunque fue ampliando gradualmente su público al juvenil y al adulto, a medida que ampliaba los contenidos. Se trataba de un producto de consumo familiar.

Su ajustado precio le proporcionó una gran difusión y un público fiel, lo que le permitió conseguir tiradas inimaginables para la época. Así, de 9.000 ejemplares en 1917 pasó a 220.000 en 1935 y 350.000 en los años 50.

Y teniendo en cuenta que cada número era leído por 6 o 7 personas de media… calcula. (Sí, calcula tú, que Homonostalgicus esta un poco espeso para eso)

Citar autores y personajes es algo difícil de hacer, porque siempre se queda algo importante en el tintero, pero autores como Coll, Opisso, Nit, Muntanyola, Tínez, Urdà, Benejam, Blanco, Castanys, Tur, Sabatés… y personajes como La familia Ulises, el profesor Franz de Copenhague, Josechu ‘el Vasco’, Altamiro de la cueva, Melitón Pérez, Babalí y Eustaquio Morcillón… han de ser nombrados.

¡Cuántas horas de ocio llenaron la lectura de sus páginas! El TBO es un patrimonio cultural de todos aquellos que, a través de generaciones, leyeron y disfrutaron sus páginas.

www.nostalgika.es

Extras:

Yo quiero un TBO

Fue en los años 30 cuando el matrimonio Codoñer —el músico Francisco, alias Maestro Lito, y la letrista Mercedes Belenguer— compusieron esta canción tras ver y oír a los niños, ante el quiosco de la calle Conde del Asalto (hoy Nou de la Rambla) de Barcelona, donde vivían, pedir continuamente a sus padres: «¡Yo quiero un TBO!».

La canción tuvo varios intérpretes. A continuación la interpretada por Pepita Ramos «La Goyita».

A continuación algunas tiras cómicas.

tira de Josechu el Vasco

tira de Muntanyola

tira de Coll

tira de Melitón Pérez

¿Qué recuerdas?
¿Leías el TBO a menudo?
¿Qué era lo primero que leías?
¿Lo comprabas? ¿Lo prestabas después?
¿Lo compraba algún amigo o familiar y te lo prestaba?
¿Cuáles eran tus personajes preferidos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés