El supositorio

Dice el Diccionario de la Real Academia de la Lengua. Supositorio. Del lat. suppositorium.

1. m. Forma medicamentosa sólida que se introduce por vía rectal y se funde con el calor del cuerpo.

Dice la Wikipedia. Supositorio. Forma farmacéutica que se introduce por el recto, de consistencia sólida y forma cónica y redondeada en un extremo. Tiene una longitud de 3-4 cm y un peso de entre 1-3 gr. Cada unidad incluye uno o varios principios activos, incorporados en un excipiente que no debe ser irritante, el cual debe tener un punto de fusión superior a 37 °C y no superior a 43 °C.

Dice Homo nostalgicus. Supositorio. Fármaco sodomita y humillante, pesadilla de los que fueron niños en los 60-70. Motivo de odio hacia los fabricantes, prescriptores y administradores de tamaño torpedo. ¡Que se lo metan por el culo!

Sí, claro, de eso se trata.

El supositorio es una forma antiquísima de introducir medicamentos en el organismo, que usaban ya los egipcios y, sobre todo, la cultura mesopotámica. Se aprovecha el hecho de que el recto es zona fuertemente irrigada por vasos sanguíneos, para hacer llegar la sustancia activa a todo el organismo.

¡Pues vaya gracia! Te ponían con el culo en pompa con el calzón bajado y te introducían el supositorio por el ano. Sí señor, por el mismísimo ojete.

¡Nooooooo! ¡Aaaaaaaay! ¡Noooooooo!
¡Niño tate quieto! ¡No aprietes!
¡Nooooooo! ¡Aaaaaaaay! ¡Noooooooo!
¡Que no aprietes el culo te digo!
¡Nooooooo! ¡Aaaaaaaay! ¡Noooooooo!
¡Hala! ¡Ya se me ha desecho en la mano!
¡Nooooooo! ¡Aaaaaaaay! ¡Noooooooo!
¡Como aprietes el culo te doy!

Y así ad infinitum. Si había suerte, relajabas el esfínter o te lo colaban a la fuerza. Y si no había suerte, cobrabas (el culito desnudo era toda una invitación al cachete) y te lo colaban igual.

Pues mira que se desaprovechaban supositorios y que era difícil ponerlos bien a la primera, porque se salían. ¿Y sabéis por qué? ¡Porque nos los ponían mal! ¡Los poníamos al revés!

Homo nostalgicus se juega la paga de la semana a que también te los ponían por el extremo puntiagudo, como si fuera una bala que hacía diana en tu ano.

¡Pues el modo correcto de administrarlos era por la parte plana! ¡Toma ya!

Un estudio publicado en 1991 en la revista médica The Lancet cuestionaba la idea generalizada de insertarlos por la punta, y aseguraba que su viaje al interior del organismo era mucho más eficiente si se insertaba primero el lado romo. Así se facilitaba su alojamiento en el recto cuando el ano se contraía, ya que el esfínter presionaba sobre la punta una vez introducido y lo impulsaba hacia el interior.

Sí, ya sé que es un error muy común. La propia forma y el sentido común indican introducirlo por la punta. Pero así se sale y hay que repetir la maniobra varias veces, e incluso hay que desechar más de uno. Y si se introduce por el lado plano… ¡Tachán!… A la primera.

Me pregunto por qué ningún médico lo explicaba.

Por suerte para niños y mayores (ellos también los sufrían en la intimidad) esos pequeños y resbaladizos contenedores de medicamentos han desaparecido prácticamente del panorama médico.

¿Por qué?

Porque su técnica de aplicación es como mínimo incómoda. Porque no es fácil controlar la dosificación. Porque el desarrollo tecnológico ha permitido elaborar pastillas con principios activos que, hasta hace unos años, no podían tomarse por vía oral.

Y así su uso se ha visto relegado a los supositorios de glicerina para luchar contra el estreñimiento. Aunque aquí no liberan ningún medicamento al riego sanguíneo, sino que se trata de una acción puramente mecánica y local para soltar la tripa.

Ah sí, y en los casos en los que el paciente está incapacitado para tragar: niños, ancianos, dementes, terminales…

www.nostalgika.es

 

 

Extras:

Video de la introducción de un supositorio
¡Que no! ¡Que es broma!
Video explicativo de la correcta aplicación de un supositorio
Ver en Youtube

¿Qué recuerdas?
¿Recuerdas los supositorios?
¿Te ponían o te ponías muchos?
¿Alguna anécdota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés