El sacapuntas de horquilla

Todos los escolares tenían un sacapuntas o afilalápices en su estuche de los colores y lápices.

Constaban de un cuerpo —generalmente de plástico— con una obertura cónica en un extremo por el que introducir el lápiz y una pequeña cuchilla sujeta con un más pequeño tornillo. Al hacer girar el lapicero dentro del sacapuntas ejerciendo una ligera presión, se pelaba la madera y se obtenía una pequeña viruta y una punta bien afilada en el extremo del lápiz.

No creo que necesite más explicación una máquina tan simple y que todos deberíamos haber utilizado cientos de veces.

Y han existido y existen miles de variaciones en cuanto a materiales y sobre todo en cuanto a formas, siendo objeto de pasión de muchos coleccionistas.

Pero no vamos a hablar de éstas, sino de una que constaba de un arco de metal que mantenía ente sus largos extremos una cuchilla descubierta. Como la de la imagen de entrada.

Resulta que se llama de horquilla, pero la llamábamos de cuchilla, de metal, afilador y como fuera que se nos ocurriera. Y se utilizaba apoyando la cuchilla en la punta y estirando con los dedos del arco. Aunque muchos introducíamos el dedo índice en la curvatura para poder estirar con más fuerza.

La idea era utilizar una cuchilla limitando el acceso a su filo por aquello de que era par niños. Incluso así lo anunciaban, como segura para niños.

Pero ¿es que no saben que un niño es capaz de hacerse daño hasta con una torunda de algodón? Quien más quien menos se cortó con semejante artilugio alguna que otra vez. ¿O no? A ver, que levante el dedo el que se haya cortado un dedo alguna vez de esta manera. ¿Qué te lo amputaste? Bueno, pues levanta el muñón.

Y aún así, acudíamos a él. Nos permitía mayor control sobre la punta. La podíamos hacer larga, obtener un corte plano, afilar al bies…

Ya no están a la venta. Snif.

www.nostalgika.es

 

 

¿Qué recuerdas?
¿Tuviste alguno?
¿Lo preferías a los demás sacapuntas?
¿Lo utilizaste para algo más que no fuera afilar lápices de colores?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *