El pitagol

El caramelo que pita… y se llama pitagol. Pitagol, el caramelo que pita.

¡Un caramelo… que pita! ¡Sensacional! ¡Genial idea! No solamente podías chupar y chupar el dulce… ¡además podías ir fastidiando a todo el mundo dando pitidos!

¿Quién inventó eso? Yo lo digo… ¡un genio!

Tanto silbar y silbar iba rezumando la saliva por el orificio y te pringabas las manos. ¡Daba igual! Te chupabas los dedos y ya está. PIII PIIIIII PIIIIIIII Hasta que llegaba el momento «cumbre». Ese momento en que el silbato se había consumido en parte PIII PIIIIII PIIIIIIII y ya habías dado bastante la lata y no sabías si seguir soplando o darle el mordisco definitivo PIII PIIIIII PIIIIIIII ya no sonaba tan nítido, no sé, no sé PIII PIIIIII PIIIIIIII ¡CRACK! ¡A tomar viento!

¡Un caramelo… que pita! ¡Sensacional! ¡Genial idea!

www.nostalgika.es

 

 

Extras:
Posteriormente salió otro dulce musical. Tenía un palito que, al moverlo, variaba el tamaño del interior del caramelo y permitía hacer diferentes notas. Se llamaba Melody Pops. ¿Lo recuerdas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés