El Mago electrónico

juguete

Un juguete de los 60 y los 70. Un juguete de grato recuerdo. Un juguete educativo de esos que enseñan entreteniendo. Un juego de preguntas y respuestas de cultura general con un montón de hojas impresas sobre naturaleza, deportes, historia…

Pero ¿qué tenía este juguete que lo hacía especial?

Para empezar tenía un mago. No, no era un mago, era un robot. Un robot electrónico. No, no era electrónico. Era macizo y no había ningún tipo de circuitería. ¿Entonces que era?

Pues para los ojos infantiles era un objeto mágico, porque lo hacías señalar una pregunta en el círculo de la izquierda y cuando lo soltabas en el centro del círculo de la derecha… ¡Señalaba mágicamente la respuesta correcta con su puntero!

Y si intentabas hacer que señalara una respuesta incorrecta, tan pronto los soltabas… ¡volvía a señalar testarudamente la respuesta correcta!

¡Magia, tú!

mago electrónico

Bueno, magia no. Imanes. Pero según la edad que tuvieras no sabías nada de magnetismo y te parecía magia.

¿Cómo decía Arthur C. Clarke? Ah, sí. “Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.

Pues eso. Para los críos lo de los imanes era tecnología avanzada.

preguntas y respuestas

Luego te hacías algo más mayor y descubrías que las preguntas y respuestas iban en orden, Es decir la pregunta de la derecha de una inicial tiene la respuesta a la derecha de la respuesta inicial. Y si la nueva pregunta está a tres espacios de la inicial, pues la respuesta también.

Y es que el mago tenía un imán en la base y al hacerlo girar con la base sujeta en la muesca, giraba el mago y el puntero, pero no el imán. Al colocar el mago sobre el espejito (con un imán pegado por abajo) los imanes se alineaban y el puntero señalaba una respuesta u otra dependiendo del giro inicial.

¡Vaya! No era mago y no era electrónico, pero no importaba porque aprendías cosas con él y te maravillaba su funcionamiento. Y cuando ya habías aprendido lo que tenía que ofrecer con sus preguntas y respuestas te enseñaba los principios del magnetismo.

¡No se puede pedir más!

www.nostalgika.es

 

 

¿Qué recuerdas?
¿La tuviste o jugaste con él?
Si es así ¿Cómo reaccionaste la primera vez que los viste señalar la respuesta correcta?
¿Lo desmontaste para ver cómo funcionaba?
¿Creaste tus propias preguntas y respuestas en las hojas que traía para ello? ¿Recuerdas alguna?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés