El juego de las canicas

Juego clásico donde los haya. Que se juega desde… desde… desde… ni se sabe, oiga.

¿Recuerdas el tintineo de las canicas en el bolsillo de tus pantalones cortos? ¿Con ese paso ligero que llevabas cuando bajabas a la calle o a la plaza dispuesto a jugar? ¿Y cuando volvías con ambos bolsillos llenos con las canicas que habías ganado?

Claro que a veces también volvías con los bolsillos vacíos, pero… ¿Quién se acuerda de eso?

Hay muchos juegos de canicas y muchas variaciones de cada uno de ellos. Casi tantas como grupos de amigos. Pero hay unas reglas básicas comunes a todos los juegos. Hagamos memoria.

-Se hace un pequeño hoyo en la tierra, llamado gua, y se traza una línea a unos 3 a 5 metros.
-Se establece el orden de juego lanzando la canica desde el gua a la línea o viceversa y el jugador que dejó su canica más cerca es el primero en jugar, el siguiente el segundo y así.
-Desde la línea se lanza la canica hacia el gua siguiendo el turno. Y cuando un jugador hace gua (la canica en el hoyo) gana el derecho a repetir turno y lanzar contra las canicas de los otros jugadores.
-Si impacta en la canica de otro jugador puede lanzar a gua de nuevo. Si hace gua gana la canica.
-El jugador que pierde canica se puede reincorporar la juego con otra canica cuando le llegue el turno.
-Se debe lanzar la canica sin arrastrar, con un golpe seco. Ya sea con el pulgar (a uñeta) o con cualquier otro dedo o combinación de ellos.
-No está permitido hacer pipa o mangas, esto es, adelantar la posición de la bola al hacer el lanzamiento.

A partir de ahí, la cosa se complicaba según el juego. Impactar varias veces sobre la canica para ganarla, hacer pie (tras el impacto debía caber el pie entre la canica propia y la golpeada), hacer palmo (elevar la posición de lanzamiento un palmo o hacer un palmo con una mano y lanzar con la otra en contacto con ésta)…

Homo nostalgicus solía jugar al bombardero, en el que se dibujaba un círculo en la tierra y los jugadores ponían en su interior el mismo número de canicas y desde una distancia previamente fijada se lanzaban canicas al interior y el jugador ganaba las canicas que sacaba fuera del círculo.

También solía jugar al chiva pie tute y gua. En donde chiva era golpear la canica de otro jugador sin que ésta se alejase demasiado, pie o pie bueno era golpearla una segunda vez y que tras el impacto pudiera caber el pie entre la canica propia y la golpeada, tute era enviar la canica del otro jugador lo más lejos posible del gua, fuera del área de juego y gua era meter la canica en el hoyo. Si conseguías seguir todos los pasos ganabas la canica del otro jugador. Si no lo conseguías debías volver a empezar la secuencia, a no ser que hubieses fallado en el gua. Si ese era el caso podías seguir intentando el gua en tu turno hasta que tu canica fuese golpeada por la de otro jugador. En ese caso perdías los pasos ganados.

A veces el tute no implicaba alejar mucho la bola si se requería un retute y un matute, o sea, impactar la canica tres veces antes de hacer gua.

¡Cuánta diversión con una cosa tan simple!

www.nostalgika.es

 

 

Extras:

¿Palmo o pipa? Había que dejar bien claro desde el principio qué se permitía y qué no.

Para saber cómo se fabrican las canicas visita ¿Cómo se fabrican las canicas?

 

¿Qué recuerdas?
¿A qué juegos jugabas?
¿Tenías una canica preferida que no querías perder?
¿Tenías una “canica de la suerte”?
¿Dónde las guardabas?

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés

Lo sentimos, esta categoría sólo tiene una entrada y acabas de leerla ...