El juego de la oca

De oca a oca y tiro porque me toca.

De puente a puente y tiro porque me lleva la corriente.

De dado a dado y tiro porque me ha tocado.

Cantinelas grabadas a fuego en la memoria a base de repetición y repetición. ¡Pues no habrá jugado pocas veces Homo nostalgicus a la oca!

En la actualidad hay juegos de tablero a montones, pero en aquellos años estaba el parchís, la oca y poco más. Y tras una partida al parchís solían caer tres o cuatro de la oca.

juego de la oca

¿Y por qué se jugaba uno tras otro? Pues porque el juego de la oca estaba al dorso del parchís. ¡Estaba en la parte de atrás! ¡Inseparables el uno del otro!

Reglas sencillas, partidas rápidas, puro azar… ¡podía gana cualquiera! ¡Hasta el más ñajo o el más negao!

De ahí su éxito.

www.nostalgika.es

 

 

¿Qué recuerdas?
¿Jugaste mucho?
¿Solías ganar o solías perder?
¿Lo jugabas más que al parchís?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés