Últimos artículos en Objetos varios

La burbuja

Sí señor, ¿quién no recuerda este invento para mantener a los niños a flote? Existían varias posibilidades. Recordemos. El flotador circular de toda la vida. De goma, caucho o plástico, de forma fija o para inflar a costa de los pulmones de papá. Si era pequeño te apretaba, si era muy grande, a la que levantabas los brazos te hundías. Si una ola te volcaba y te dejaba con los pies para arriba, ya podías empezar a rezar. También estaban los manguitps. Una pareja de pequeños flotadores que te colocabas en los brazos. Aquí no… Leer más →

Artículos de broma

Allá por los 70 fueron muy populares. Las bombas fétidas… los cigarrillos explosivos… el dedo vendado… la tinta mágica… los polvos de estornudar… las cucarachas explosivas… los polvos pica-pica… Sufre, mamón, devuélveme a mi chica, o te retorcerás entre polvos pica-pica… (Hombres G, dixit) Bromas pesadas algunas (como todo lo explosivo o urticante) y ligeras otras (como el terrón de azúcar con mosca de plástico dentro o la pastilla que teñía de color el agua del grifo). Ahora ya no se hacen bromas como aquellas, por simples e inocentes. Aunque algunas mejor que hayan pasado… Leer más →

El Vick VapoRub

El Vick VapoRub (o Vivaporú, que decían las abuelas) es el nombre de un ungüento a base de mentol, eucalipto, alcanfor y trementina, creado para aliviar la congestión nasal y otros síntomas de la gripe y el resfriado. Cuando te ponías malito o malita y no podías respirar bien por un catarro, resfriado o lo que fuera, tardaba poco en hacer su aparición el pequeño tarrito del Visvaporú. Era hacer clic la tapa y se empezaba a notar un olor fuerte, penetrante y característica (ya sabes a qué me refiero, como para olvidarlo). Te aplicaban… Leer más →

La bolsa de agua caliente

Cierto que aún se pueden encontrar en algunas tiendas o farmacias, pero la bolsa de agua caliente es algo del pasado. Ahora hay calefacción, radiadores, estufas y mantas eléctricas… y la bolsa de agua caliente nos retrotrae a épocas de brasero o estufa catalítica. Así que, si aún la usas, eres un antiguo o una antigua. Eso sí, merece que la recordemos. Y con cariño, añadiría. ¿Quién no recuerda el acojono que daba tener que irse a la cama cualquier noche de frío invierno? ¡Y no digamos si era en casa de la abuela allá… Leer más →

La vajilla Duralex

Duralex fue fundada en Francia en 1927 dedicándose a la fabricación de lunas para automóviles en un principio. La década de los 60 fue la época dorada para los productos de vidrio templado de la compañía, principalmente para sus vajillas. Ya fueran transparentes, de color verde o de color ámbar, se encontraban en casi todos los hogares. Tenían buen precio, eran resistentes al frío y al calor, irrompibles (aguantaban bien los golpes) y apilables. ¿Qué más se podía pedir? Ahora cualquier vajilla barata de esas que se compran en las grandes superficies se desportillan sólo… Leer más →

Teléfono de disco

Sí, el teléfono con un disco giratorio para marcar el número. Como el de la imagen. Ahora ya no se marcan los números. Se guardan en la agenda del smartphone y se pulsa sobre el nombre del fulano al que queremos llamar. O al de la fulana (en el buen sentido de la palabra). Pero antes se debía marcar pulsando todos y cada uno de los números que componían el número del teléfono al que queríamos llamar. ¡Y en el mismo orden! ¡Qué pesadez! Pero incluso antes de que existieran los teléfonos con teclas para… Leer más →

El papel carbón

El papel carbón o papel de calco es una lámina que permite hacer copias simultáneamente al utilizar máquinas de escribir, impresoras de impacto o simplemente escritura a mano. Colocando el papel carbón entre la hoja original y la hoja para copia, la simple presión hace que la tinta impregnada de la lámina se transfiera creando un duplicado. Se usaba sobre todo con las máquinas de escribir para hacer varias copias a la vez. Pero ahora que las máquinas de escribir han pasado a mejor vida, el papel les ha seguido en su camino. No digo… Leer más →

Linimento de Sloan

¿Linimento… linimento…? ¿Sloan… Sloan…? ¡Ah, sí! ¡El tío del bigote! El Linimento de Sloan era uno de esos medicamentos buenos para todo y que la gente conocía coloquialmente como «el tío del bigote». No necesitaba receta médica y no estaba cubierto por la Seguridad Social, lo que no impidió un extenso e intenso uso del producto. En general, el Linimento de Sloan estaba indicado para: Reumatismo muscular y calambres musculares Lumbago Ciática Contusiones Tortícolis Torceduras Tensión y dolor muscular después de hacer ejercicios violentos o exposición a la humedad O sea, ¡pa tó! Un producto… Leer más →

Los zapatos Gorila

A Homo nostalgicus no le gustaba ir de compras cuando era niño. De hecho no creo que a ningún niño le gustase dejar de jugar para ir de tiendas a que te probasen un jersey detrás de otro o unos pantalones… pero sí que nos gustaba ir a comprar zapatos. ¿Y por qué nos gustaba? Porque durante los años 50 y 60 nos compraban zapatos Gorila. No a todos, no siempre… pero con unas elevadas probabilidades de que así fuera. Y esto era así, porque la empresa fabricante utilizaba un revolucionario método de fabricación (para… Leer más →

Las letrinas

¿Letrinas? ¿en serio? ¿Y cómo explico eso al que no sepa lo que es? Mejor que lo haga la Wikipedia. Eso es. Muchas gracias por la explicación y por el dibujillo tan aclarador, que es que me daba algo de reparo explicarlo. ¿Y dice Homo nostalgicus que cualquier tiempo pasado fue mejor? ¿Es que ha perdido un tornillo? Hasta la universalización del alcantarillado en las ciudades esto es lo que tocaba y en muchas partes del mundo rural es lo que toca aún todavía, todo eso de las fosas sépticas y demás. Aunque la presentación… Leer más →

Scroll To Top