Últimos artículos en Juguetes

Juegos Reunidos Geyper

Juegos Reunidos Geyper… y a jugar. Eso es lo que decían en el anuncio. Y sí, había muchos juegos a los que jugar con los amigos o en familia. Estaban los habituales como el parchís, la oca, el ajedrez, los dados… otros menos habituales como la ruleta, las damas chinas, el gato y los ratones… y otros mucho más raros como el de los palillos y los de aquellos con unos tableros nunca antes vistos a los que pocos aprendieron a jugar. Había como un ritual a la hora de abrir la caja. Primero contemplarla… Leer más →

El cine NIC

El cine en casa. Enchufar la maquinita, darle a la manivela y listo. El cine NIC es un juguete español creado en 1931 que alcanzo gran difusión entre los niños de varias generaciones, hasta que dejó de fabricarse en 1974. Una manera sencilla de ver cine, bueno, de ver imágenes en movimiento, como de dibujos animados. Basado en los principios de la linterna mágica al simular movimiento con imágenes fijas. Se trataba de un proyector metálico iluminado por una bombilla de las de casa. Su funcionamiento era simple y muy ingenioso. La película era una… Leer más →

Las pulgas mágicas

La primera vez que las veías eran flipantes. Llegaba un amigo con una cajita como de cerillas, la abría y dejaba caer un par de cápsulas en la palma de la mano y… …¡se movían solas! Se desplazaban por la mano como a trompicones, manteniéndose erguidas para dejarse caer rodando y volver a mantenerse erguidas. ¡Eran las pulgas mágicas! Luego cogías una de esas cápsulas barnizadas como de medicamento y la abrías, y sacabas de dentro una bolita metálica y… nada más. La bolita se movía de extremo a extremo (no había otro movimiento posible… Leer más →

Indios y vaqueros

Pues sí. Ahora es prácticamente imposible ver jugar a los niños a indios y vaqueros, pero durante muchos años fue una actividad lúdica muy, pero que muy habitual. Colonizadas la mentes infantiles por el cine del Oeste de Hollywood, con las películas de John Wayne y compañía, nos perseguíamos por los parques y calles, apuntándonos con los dedos y disparandonos mutuamente una inagotable munición… —¡Bang, bang! —¡Bang, bang! ¡estás muerto! —¡Mentira! me ha pasado rozando. —¡Bang, bang, bang! ¡Toma tu merecido, sucio indio! —¡Yo no quiero ser indio! Y también con figuritas de plástico de… Leer más →

El blandiblú

Así le llamábamos, aunque su nombre comercial era Blandi Blub. Fue creado por la juguetera Mattel en 1976. La publicidad decía “puedes exprimirlo, romperlo, pegarlo, alargarlo… Es frío, húmedo… ¡¡Es fabuloso!! Pero ¿recuerdas lo que era? Era uno de los juguetes mas asquerosos que nos habíamos echado en cara. Era una especie de moco verde, fluorescente, pegajoso, viscoso y vomitivo. Podías manosearlo, estirarlo, lanzarlo contra algo o alguien, amenazar a los melindrosos con pasárselo por la cara… todas aquellas marranadas eran posibles y sin necesidad de sacarte pelotillas de la nariz. ¡Nos encantaba! Y el… Leer más →

La colchoneta de playa

Pero no cualquier colchoneta. La de lona, con un lado rojo y el otro azul. La de toda la vida. Ésta. ¡Ahhhhh (suspiro), qué recuerdos! Nada que ver con los unicornios, flamencos rosa, rosquillas glaseadas, faisanes o porciones de pizza de hoy en día. Todos de plástico y con una vida muy corta, ya que no suelen sobrevivir al verano. Aquí hablamos de la colchoneta de lona. Aquella que sujetabas con una mano y con el sobaco (así lo llamábamos entonces y no axila) y apretabas a correr hacia la orilla y te lanzabas al… Leer más →

La bola loca

Apareció a principios de los 70 y muy pronto firmó memorables páginas de ocio de nuestra infancia. Estaba por todas partes. Jugábamos en la playa, en la montaña, en la calle, en casa… Al final lo más sencillo es lo que más triunfa. Jugábamos a pasarla sin tocar el suelo, a pasarla haciéndola rebotar, a frontón en la pared del comedor, a ping pong en una mesa de idem, a hacerla rebotar en la cabeza de alguien y recuperarla… Y como los amigos también tenían ese juguete, pues jugábamos por equipos. A veces con varias… Leer más →

El paracaidista

Que sí… que te acuerdas… Aquel soldado cutre de plástico con una argolla en el casco por el que pasaban unos cordelillos que lo sujetaban a una especie de servilleta plastificada que hacía las veces de paracaídas. Que los vendían en el quiosco de prensa… que eran muy baratos… ¿Sí? ¿Ves? Si se acuerda todo el mundo. Estuvo décadas a la venta. Pues no habremos echado horas y horas con el soldadito de marras. Primero lo liabas un poco con el plástico y lo lanzabas hacia arriba Con suerte tenía tiempo de desplegarse alguna vez…. Leer más →

Los gusanos de seda

Un día. Como cualquier otro. Un compañero aparece en clase con una misteriosa caja de zapatos. ¿Qué habrá en su interior? Pues, un puñado de hojas llenas de puntitos negros. —¡Tío!, ¿qué es eso? —Son huevos. —¿Huevos de qué? —De gusanos de seda. De estos huevos nacen gusanos y cuando crecen se meten en un capullo y se convierten en mariposa. —¡No jodas! —Y de los capullos se saca seda, para hacer vestidos. —¡No jodas! ¡Tío, dame algunos! Y el “tío” te daba una hoja petadita de huevos. O te la vendía, que de todo… Leer más →

Las bolas taka-taka

Las bolas taka-taka, también conocidas como bolas tac-tac, bolas tronadoras, clackers o simplemente las bolas, son un juguete de finales de los 60 y principios de los 70, que se hizo muy popular. Consistía en dos bolas de plástico duro suspendidas por dos cordones de la misma longitud anudados a una anilla. Y se parecía ligeramente a unas boleadoras argentinas. El juego consistía en hacer chocar una bola contra otra moviendo rítmicamente la mano arriba y abajo. Una vez habían chocado varias veces por debajo de la mano y contaban con la velocidad y ritmo… Leer más →

Scroll To Top