Últimos artículos en Golosinas

Kilométrico Boomer

Los chicles son todo un clásico de la chuchería, la golosina o como se quiera llamar. Diferentes sabores, formatos, tamaños… pero siempre del gusto de la chavalería. Algunos han impactado por alguna razón diferencial, el caso del Bazoka o del Kilométrico Boomer. La diversidad era el sello distintivo de los Boomer, múltiples sabores (fresa, cola, menta, coco, melón, manzana, fresa ácida, mandarina, melocotón… hasta sabor a natillas). Eran algo más baratos que los de otras marcas, aunque el sabor duraba algo menos. Es de suponer que una cosa compensaba a otra. Pero, sin duda, el… Leer más →

Bombón Licor

Así es. Sin imagen. No se puede fotografiar porque ya no se fabrica. Y ninguna imagen tras buscar y rebuscar por las redes. Así que esa imagen la tendremos que evocar con el recuerdo. Veamos. Un pastelito tipo Bucanero o Bony, pero de base más ovalada y mucho más panzón. Y de tamaño algo mayor. Solamente lo vendían en los bares. Estaba expuesto en la barra junto con la bollería para desayunos. Ahí una caja de cartón con sus 12 o 24 o qué sé yo pastelitos envueltos en papel (no bolsa de plástico). En… Leer más →

El Bony

Me refiero al pastelito Bony de Bimbo, por supuesto. Son boníííííííííísimos… Y sí, ciertamente eran buenos, muy buenos. Un pastelito de bizcocho con relleno de una crema blanca y una generosa capa de mermelada de fresa. Y todo ello recubierto de una gruesa capa de chocolate negro con virutas de chocolate. Y era dulce, muy dulce, dulce de verdad, en una época en que no se consideraba malo el azúcar. Y traía cromos… y pegatinas. Y si lo ponías un rato en la nevera, en la parte del congelador, te lo podías comer fresquito y… Leer más →

Baratijas con confites

Bueno, son confites, pero también les llamábamos bolitas de anís o anisetes. Y el quiosquero nos entendía perfectamente. Y si no le decías ‘deme esto’ y ya está, que tampoco hay que complicarse la visa. Y eran unos recipientes de plástico de formas diversas con confites en el interior. Habían botijos, sonajeros, sifones, cazuelas, lupas, herramientas, muñecos…. Te comías los anises y aún te quedaba el recipiente para jugar con él. Un dos por uno. Lo de comer se dice fácil porque el proceso no estaba optimizado. Me explico: si los ibas echando en la… Leer más →

Flaggolosina

En los 70 llegó a los quioscos un helado diferente. Tanto que no estaba helado. Flaggolosina se llamaba. Y consistía en un tubo de plástico blando relleno de un líquido de colores según el sabor. Los había de sabor naranja, limón, fresa… Y la cosa consistía en que lo colocabas en el congelador de casa y al cabo de unas horas tenías un polo. Rompías el plástico por un extremo, hacías algo de presión por el otro para que asomara el hielo y… hala, a chupar polo. Ni que decir tiene que tuvo un éxito… Leer más →

El pan con chocolate

Si había una merienda universal hace un montón de años, ésta era sin duda el pan con chocolate. Ibas a por la merienda y lo que había más a mano era un cacho de pan y un par de onzas de chocolate. Las metías entre la miga y ¡hala! ¡a merendar! También se abría el pan como para hacer un bocadillo, se le echaba aceite y las porciones de chocolate. Y, bueno, ya no hay más historia. Bueno, sí, habían otras meriendas de las de entonces: pan con aceite y sal, pan con aceite y… Leer más →

El chicle Bazoka

El cicle Bazoka se estira y se explota. Eso decía la publicidad. Y sí, se estiraba como ninguno y hacía unos globos, pompas o burbujas (comoquiera que les llamases) de campeonato. Era un chicle de los años 50 que fue muy popular en los años 60. Había otros pero éste era especial. ¿Y por qué? Para empezar era circular. Un cilindro de tres pisos. Me explico por si no lo recuerdas o no lo conociste: ¿Te imaginas una pila de tres neumáticos? Pues esa forma, pero sin hueco. Todo chicle. Así era fácil morder por… Leer más →

Las galletas 222

Si algo diferenciaba esta galleta de la empresa Solsona del resto de galletas de la competencia era su nombre. Que no era tal, que era un número: 222. Y que se hizo superconocida gracias a la publicidad que decía: 222… La galleta que se pide por su número… Son Solsooooooona. Homo nostalgicus no recuerda su forma, ni su sabor… pero sí recuerda el slogan publicitario. Tanto es así que no es capaz de ver el número 222 sin que una vocecita conteste desde el fondo de su cabeza… Son Solsooooona. ¡Qué cosas! www.nostalgika.es    … Leer más →

¡Andá!, los donuts…

Los donuts. Un famoso y riquísimo bollo industrial. Marca registrada en España en 1962 por el empresario Andreu Costafreda y que sigue siendo súper conocida pesar de los años transcurridos. Ahora hay muchísimos tipos de bollería diferentes. Hace unas décadas bastantes menos, pero donuts era una de las más conocidas y consumidas, gracias a su sabor y su textura. Con el paso de los años, al parecer, su fórmula se ha modificado para adecuarla a los gustos cambiantes o a la legislación vigente (Homo nostalgicus no lo sabe a ciencia cierta), pero ha sido así,… Leer más →

El pijama

Aquí va a ser necesaria la desambiguación esa, la que usa la Wikipedia. No es ropa para irse a la cama, no es un pijama para dormir. Es un pijama de los de comer. Hablamos del postre sesentero que colmaba los anhelos infantiles. Y el estómago, porque había que echarle narices para comérselo todo. El pijama era un superpostre. Llevaba helado, flan de huevo, piña y melocotón en almibar, nata, barquillos, sirope de chocolate y si tenías suerte hasta paragüitas y bengalas. ¡Qué pasada! A Homo nostalgicus se le hace la boca agua recordándolo. —Quiero… Leer más →

Scroll To Top