Últimos artículos en Bebidas

Vino de quina

Ahora no se le ocurre a nadie darle vino habitualmente a un niño. Y si a alguien se le ocurre, lo miran mal. Pero en los 50 y 60 se veía de otra manera. ¡Menudos copazos nos endiñaban! Que si la niña está canija, que si el nene no me come, que si los chiquillos están algo apáticos… ¡Toma un vasito de vino de quina! ¡Que abre el apetito y te da energía! ¡Y qué más da si solamente tienes 5 o 6 años! Y, claro, comer comías. Y lo de energía, pues, bueno, también…. Leer más →

La lechera

La lechera. ¿Te acuerdas de aquél cuento de una niña que iba con una lechera a vender la leche al mercado? Iba pensando abstraída en sus cosas: cuando vendiera la leche compraría huevos con el dinero obtenido, criaría los pollitos y luego vendería los pollos para comprarse un cochinillo, al que engordaría hasta poder venderlo para comprar un ternero y luego… Y lo que hacía era tropezar y derramar toda la leche. ¿Te acuerdas? ¡Pues olvídalo, que no tiene nada que ver! Bueno, sí, tiene que ver con la lechera. Un recipiente de aluminio con… Leer más →

Mirinda

Mirinda. Buena, buena, buena, buena. Llegados los 60, España empezaba a industrializarse y a comportarse como un país desarrollado del ámbito occidental. Uno de los efectos de este proceso fue la difusión masiva de refrescos, que dejaron de ser artículos de lujo. Fanta, Kas, TriNaranjus, Mirinda y otros, pasaron a consumirse en fin de semana y casi a diario en el verano. Como la natural evolución del sifón o de la gaseosa. Inicialmente Mirinda se distribuyó con dos únicos sabores: naranja y limón, aunque el sabor limón fue prácticamente testimonial. Pero el sabor naranja alcanzó… Leer más →

Scroll To Top