Carabina lanza pelotas Safari

carabina

Un juguete que la empresa Madel (la de los Madelman) lanzó a finales de los 60.

Se trataba de un carabina, rifle, escopeta (que de todo le llamábamos) que lanzaba unas pelotas amarillas tipo pingpong gracias a la fuerza de un muelle.

Era un cacharro enorme para un niño, pero no era para los pequeños que no tenían fuerza para tirar de la palanca que comprimía el muelle, en un movimiento similar al de cargar un arma.

Así que, cuando tenías fuerza para cargar el arma tú solito, primero te sentían un machote y después le metías las ocho bolas por la boca del rifle y te ibas de safari por la casa.

La caja del propio juguete tenía dibujadas las caras de algunas fieras y llevaban troquelado el espacio de la boca para que pudieras hacer puntería como si de una caseta de feria se tratara. Pero pronto la olvidábamos para ir a cazar otros juguetes que dispersábamos por casa para tumbarlos con los disparos.

dianas

El muelle tenía la fuerza justa: impulsaba la bola de maravilla pero no salía con tanta fuerza como para hacer daño con un uso medianamente responsable responsable. Quiero decir con esto que, si no te disparabas al ojo a quemarropa no tenía por qué hacer daño.

Quizá por eso fue un juguete de éxito.

Pero habían más juguetes que disparaban proyectiles. Homo nostalgicus recuerda con cariño un rifle del Oeste de aire comprimido que se cargaba igual que uno de verdad, haciendo fuerza en el cañón y la culata para hacer un movimiento de plegado. Cuando se escuchaba un clic ya podías volverlo a la posición inicial y poner dos balas de plástico rojo en la boca de ambos cañones.

Como el rifle tenía doble gatillo podías dispararlas por separado. También tenía una fuerza relativa, pero un impacto a corta distancia picaba. Y cuando acababas disparando al culo o al muslo de alguien acababan por quitártelo como castigo.

www.nostalgika.es

 

 

¿Qué recuerdas?
¿Tuviste esta carabina?
¿Tuviste algún otro tipo de de juguete lanza proyectiles? ¿Cuál?
¿Qué cazabas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *