Canciones de autocar

autocar

Si había algo que a los escolares nos gustaba eran las excursiones. Daba igual si era a un museo, una granja, un pueblito de montaña, un jardín botánico o lo que fuera o fuese. Siempre que hubiese autocar y carretera a recorrer, claro.

¿Y eso por qué? Pues es que al hecho de no estar encerrado en clase se anticipaba la posibilidad de corretear por ahí y oxigenarse un poquito. Pero también porque el tiempo de carretera nos lo pasábamos cantando.

Qué buenos son loa padre escolapios, qué buenos son que nos llevan de excursión.

Primero había que pillar sitio en el autocar y la cosa iba más o menos así. En la primera fila de asientos en la parte derecha y al lado de la puerta de acceso se sentaba el maestro o la maestra con su ayudante si lo tenía. En la primera fila de asientos en la parte izquierda justo detrás del conductor iban los raritos, aquellos que requerían de supervisión continua ya fuera por ser alérgicos a casi todo, por tener que tomar medicación estricta a horas fijas, por estar encerrados en su mundo sin hablar con nadie o para evitar que lo cosiéramos a hostias por gilipollas. Las razones eran varias.

Justo detrás de los maestros iban los pelotas, delegados de clase y demás fauna cercana al poder.

Y al fondo del autocar, en la última fila de todas, la que iba a todo lo ancho del vehículo, se sentaban los malotes y las malotas. Si fuera una película norteamericana serían el capitán del equipo de fútbol americano y sus compis y la líder de las animadoras y su corte, pero en nuestro caso eran los más populares, los más revoltosos, los más liantes y algún que otro abusón. Más o menos.

El resto de asientos para el resto. Más cerca de un extremo u otro según tus preferencias o tus posibilidades. Si caías por el centro estabas en terreno neutral.

Las canciones se iniciaban también en los extremos. Las mas clásicas y políticamente correctas en la parte delantera.

El señor conductor acelera, acelera, acelera… Acelera el señor conductor. El señor conductor da una curva, una curva, una curva… Da una curva el señor conductor. El señor conductor frena un poco, frena un poco, frena un poco… Frena un poco el señor conductor. El señor conductor no se ríe, no se ría, no se ríe…

Hasta le decían que era muy guapo. De los nervios ponían al pobre hombre.

Las canciones mas trasgresoras o descaradas se iniciaban en el fondo.

La cabra, la cabra, la puta de la cabra, la madre que la parió… yo tenía una cabra y la muy puta se murió. El que tiene cinco duros y no se los gasta en vino es como…

Habían un montón. Sin intención de ser exhaustivo, Homo nostalgicus ha recordado unas cuantas. Las ha entonado, pero aquí solamente constará la letra. La melodía la tendrá que poner tu memoria.

Carrascal, carrascal, qué bonita serenata, carrascal, que me estás dando la lata. El dolor más doloroso, el dolor mas inhumano es pillarse los…

Soy Pepito el perdiguero, soy una marca española, soy el primero del cole… empezando por la cola. Sé quién fue Viriato, fue un gran señor, qué nació primero y después murió…

Ahora qué vamos despacio, ahora que vamos despacio, vamos a contar mentira tralará, vamos a contar mentiras tralará, vamos a contar mentiras. Por el mar corren las liebres, por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas, tralará, por el monte las sardinas tralará, por el monte las sardinas…

Yo tengo un moco, lo saco poco a poco, lo redondeo, lo miro con deseo, yo me lo como, y como sabe a poco, cojo otro moco y vuelta a empezar.
¡Con la A!
Ya tanga an maca, la saca paca a paca…

Había una vez un barquito chiquitito, había una vez un barquito chiquitito, que no podía, que no podía, que no podía navegar. Pasaron un dos tres, cuatro cinco seis semanas…

En la puerta del colegio (todos): egio
Hay un charco y no ha llovido (todos): ido
Son las lágrimas de (Fulanito)
porque (su supuesta novia) no ha venidooooo

¡Con la A! La mar astaba sarana, sarana astaba la mar, la mar astaba sarana, sarana astala la mas. ¡Con la E! Le mer estebe serene, serene estebe le mer…

Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña y como veía que no se caía fue a llamar a otro elefante.
Dos elefantes se balanceaban…

Cuando Fernando VII usaba paletó, cuando Fernando VII usaba paletó, cuando Fernando VII usaba paletó… paletó… usaba paletó.
¡Con la A!
Canda Farnanda sáptama asaba palatá, canda Farnanda sáptama asaba palatá, canda Farnanda sáptama asaba palatá… palatá… asaba palatá.
¡Con la E!…

(uno): [Fulanito] se ha hecho pis en el saco de dormir.
(y contestaba el fulanito): ¿Yo señor?
(todos): ¡Sí, señor!
(fulanito): ¡No, señor!
(todos): ¡Entonces quién!
(fulanito): ¡Menganito!
(todos): [Menganito] se ha hecho pis en el saco de dormir.
(y contestaba el menganito)…

Somos los tuberculosos, los que más, los que más nos divertimos, cuando salimos de juerga soltamos pus, echamos sangre y escupimos…

Los hermanos Pinzones eran unos mari… neros, que se fueron con Colón que era otro mari… nero. Y se fueron a Calcuta siguiendo una… ruta…

Tumbas por allí, tumbas por allá, tumbas, tumbas, jajajajajá.
El sepulturero ya no tiene dientes, usa los de un muerto que aún están calientes.
Tumbas por allí, tumbas por….

Badabadún badún badún badún badero… Badabadún badún badún badún badero…
Cuando yo era pequeñito dormía con mi criada y ahora que soy mayorcito no quiere la condenada.
Badabadún badún badún badún badero… Badabadún badún badún badún badero…
Cando yo era pequeñito me bañaba en una olla y ahora que soy mayorcito no me cabe ni…

Y dijo que no iba a ser exhaustiva… Bueno, seguro que no están todas las que son… pero sí son todas las que están.

www.nostalgika.es

 

 

Extras:

Fernando VII con su paletó, que no es más que un gabán de paño grueso, largo y entallado, pero sin faldas como el levitón. (esta es la nota erudita)

Fernando VII

 

¿Qué recuerdas?
¿Te suenan estas canciones?
¿Cantabas alguna que no esté aquí?
¿Tú también decías «pantalón» en lugar de «paletó»?
¿Cuál era tu preferida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *