Campeones

“Allá van con el balón en los pies y ninguno los podrá detener. El estadio vibra con la emoción de ver jugar a los dos. Solamente juegan para ganar, pero siempre con deportividad y no hay nadie mejor para la afición… Oliver, Benji, los magos del balón, Benji, Oliver, sueños de campeón…”

¡Ainsss! ¡Si es que canturreo la letra y siento un hormigueo por todo el cuerpo y me entran ganas de empezar a correr y patear todo lo que se ponga por delante! ¡Allá vamos!

Captain Tsubasa –conocida en España como Campeones– fue una serie de dibujos animados (anime, que dicen los japoneses) que se estrenó en la televisión nipona en 1983 y que llegó a España en 1990.

La serie narra las aventuras de Oliver Atom (Tsubasa Ozora en el original) en la práctica del fútbol: la relación con sus compañeros, la rivalidad con los oponentes, los entrenamientos, la competición y los partidos. Oliver encarnaba al héroe: excelente jugador, líder en el equipo, dechado de compañerismo, generoso, perfeccionista, trabajador y respetuoso con los rivales.

La Asociación del Fútbol de Japón apoyó el desarrollo de la serie, debido a su potencial para crear aficionados a este deporte.

Y seguro que creó mucha afición, porque los guionistas lo flipaban. Ya no se han vuelto a ver galopadas tan largas, paradones tan imposibles, campos tan inacabables y remates tan inverosímiles.

En algunos momentos parecía un partido de patio de colegio, es decir, patadón y todos a correr tras el balón, pero…

…tras una carrera interminable con algunos pases medidos, de repente venían corriendo hacia el delantero con el balón, defensas a pares que, indefectiblemente, se lanzaban a segar las piernas del atrevido. Y éste, los evitaba con unos saltitos, y le pasaba el balón a Oliver. Y entonces, ¡ay, entonces! Oliver lo paraba con el pecho, dejaba el balón medio muerto girando sobre sí mismo medio metro sobre su cabeza algo escorado a la izquierda, pegaba un salto haciendo un doble mortal con tirabuzón inverso y le impactaba un zurdazo que lo lanzaba como un mísil hacia la portería. El balón tardaba como dos o tres minutos en llegar a destino pasando por delante de más de media docena de jugadores rivales que no podían interceptar su trayectoria a pesar de sus esfuerzos, evitaba por los pelos la increíble palomita del portero e ¡impactaba contra el larguero! ¡Osti, tú! Cara de sorpresa de Oliver, cara de sorpresa del cada uno de los compañeros del New Team, sonrisita y comentario burlón del portero, vistazo a las gradas, sonrisita burlona de la estrella rival (generalmente Mark Lenders), vistazo a las gradas y dos o tres minutos más hasta que el balón rechazado llegaba hasta… ¡Sí, hasta Oliver! ¡Pero demasiado alto! ¿Qué hacer? Oliver apoya una bota en las manos entrelazadas de un compañero que lo aúpa y lo lanza hacia arriba. Oliver aprovecha el impulso para saltar en un giro contorsionado que culmina en una chilena de infarto. ¡Y ahora sí! ¡El balón se aloja en las mallas de la portería. ¡Gooooool! El balón sigue girando en las mallas. ¡Goooool de Atom! El balón sigue girando. ¡Gooooool del New Team!…

… que alguien pare el balón, porfa.

128 capítulos de 21 minutos cada uno, una pasada. ¡Qué recuerdos!

www.nostalgika.es

 

 

Extras:

Intro

Capítulo 1

 

¿Qué recuerdas?
¿Cómo se llamaba el entrenador del New Team?
¿En qué equipo jugaban los gemelos?
¿En qué equipos jugó Oliver?
¿Cuál es tu jugada favorita de Oliver?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés