BIC Naranja

Buenoooooo… los bolis BIC de toda la vida.

De toda la vida no, es un decir, los bolis BIC desde 1950 y 1965, respectivamente. El BIC Naranja y el BIC Cristal.

(Reconoce que le has puesto música)

El BIC Cristal es el más popular, el más extendido a lo largo de todo el mundo. Tiene un cuerpo transparente que permite visualizar la tinta que queda en el tubo, su forma hexagonal impide que ruede en la mesa y permite asirlo con más firmeza, dura mucho, es desechable y barato. ¡Todo son ventajas!

Además sirve para calmar los nervios mordisqueando el capuchón, para rebobinar cintas de cassette (¿te acuerdas?), para usarlo como cerbatana y lanzar granos de arroz o papelitos mojados al cogote de los compañeros de los pupitres de delante (¿te acuerdas?) o para frotarlo contra el jersey en clase de ciencias y atraer papelitos con la electricidad estática generada (¿te acuerdas?).

Luego estaba el BIC Naranja. No era transparente, pero a cambio tenía ¡una punta fina!

Y un exitoso anuncio hizo que todos quisiéramos uno, aunque no supiéramos para qué queríamos escribir fino.

 

 

El BIC Cristal sigue en el mercado, incombustible, pero el BIC Naranja no. Al menos el Naranja original. Ahora hay un BIC Naranja Cristal Fino con un trazo de 0,5 mm, aire más moderno y con un cuerpo translúcido naranja.

www.nostalgika.es

 

 

Extras:

Dicen que quedaron tan contentos con el color naranja del boli que lo utilizaron en su logo.

¿Qué recuerdas?
¿Para qué utilizabas el BIC Naranja?
¿Tenías de los cuatro colores?
¿Recuerdas haber agotado completamente la tinta de algún BIC?
¿Qué perdías primero? ¿El capuchón o el tapón?
¿Utilizaste alguna vez un BIC Cristal para esconder una chuleta? ¡Confiesa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *