Artículos de broma

artículo de broma

Allá por los 70 fueron muy populares.

Las bombas fétidas… los cigarrillos explosivos… el dedo vendado… la tinta mágica… los polvos de estornudar… las cucarachas explosivas… los polvos pica-pica…

Sufre, mamón, devuélveme a mi chica, o te retorcerás entre polvos pica-pica… (Hombres G, dixit)

Bromas pesadas algunas (como todo lo explosivo o urticante) y ligeras otras (como el terrón de azúcar con mosca de plástico dentro o la pastilla que teñía de color el agua del grifo). Ahora ya no se hacen bromas como aquellas, por simples e inocentes.

Aunque algunas mejor que hayan pasado a la historia: a saber que podría pasar con unos pica-pica a día de hoy con los altos porcentajes de alergias varias y asma que padece la población infantil.

artículo de broma

¡Qué buenos ratos nos hicieron pasar! Homo nostalgicus aprendió que era posible estornudar continuamente sin poder dejar de reír. O que no era suficiente con quitase la camisa o lavarse o ambas cosas a la vez para que desapareciera el picor del cuerpo. Aunque no quedaran rastros te seguía picando en la mente.

¿Y los caramelos con picante al final? ¿Y las láminas de aluminio que, cuando las dejabas caer al suelo, sonaban como platos rotos? ¿Y el líquido frío/caliente con el que embadurnábamos los asientos del pupitre y que mantenían inquietos los culos de las víctimas?

Embromabas a los amigos o te embromaban ellos. Los mayores se dejaban embromar si la broma en cuestión era algo inocente (como la ventosa que enganchaba la taza del café al plato, o la flor que rociaba agua o la araña de plástico). Al parecer ellos también habían sido niños.

Los más populares eran los del chino (no que se compraran en el chino, que entonces no existían estos establecimientos) si no los de una marca que representaba a un chino fumanchú (en realidad Mi-Shan-Fu) con largos bigotes.

¡Qué tiempos!

www.nostalgika.es

 

 

¿Qué recuerdas?
¿Los usaste? ¿Los sufriste?
¿Cuál o cuáles eran tus preferidos?
¿El paquete de chicles que te pillaba el dedo al coger uno? ¡Las cucarachas con petardo?
¿Alguna anécdota digna de mención?
¿Algún castigo ejemplar por pasarse de gracioso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *