Dice el Diccionario de la Real Academia de la Lengua. Supositorio. Del lat. suppositorium. 1. m. Forma medicamentosa sólida que se introduce por vía rectal y se funde con el calor del cuerpo. Dice la Wikipedia. Supositorio. Forma farmacéutica que se introduce por el recto, de consistencia sólida y forma cónica y redondeada en un extremo. Tiene una longitud de 3-4 cm y un peso de entre 1-3 gr. Cada unidad incluye uno o varios principios activos, incorporados en un excipiente que no debe ser irritante, el cual debe tener un punto de fusión superior… Leer más →

“Los invasores, seres extraterrestres de un planeta agonizante. Su destino: la Tierra. Su propósito: conquistar el planeta. David Vincent sabe que los invasores ya están aquí y que han adoptado forma humana. De algún modo, Vincent ha de convencer a este mundo descreído de que la pesadilla ha comenzado. David Vincent tiene que luchar, en solitario, con una raza de invasores de otra galaxia y, por si fuera poco, enfrentarse a un enemigo aún más difícil de vencer: el escepticismo del resto de la humanidad. Cualquiera puede ser un invasor: el policía al que pide… Leer más →

En febrero de 1976 ABC estrenaba en EEUU Rich Man, Poor Man , ‘Hombre rico, hombre pobre’, una miniserie de drama de doce episodios que consiguió cuatro premios Emmy y veintitrés nominaciones. En España TVE la emitió entre marzo y junio de 1977 los miércoles por la noche. La historia narra la vida de la familia Jordache desde 1945 hasta 1968 y se centra en los hermanos Rudolph y Thomas (Rudy y Tom) hijos de un amargado inmigrante alemán dueño de una panadería en los suburbios de Nueva York. La historia muestra la cara y… Leer más →

Las bolas taka-taka, también conocidas como bolas tac-tac, bolas tronadoras, clackers o simplemente las bolas, son un juguete de finales de los 60 y principios de los 70, que se hizo muy popular. Consistía en dos bolas de plástico duro suspendidas por dos cordones de la misma longitud anudados a una anilla. Y se parecía ligeramente a unas boleadoras argentinas. El juego consistía en hacer chocar una bola contra otra moviendo rítmicamente la mano arriba y abajo. Una vez habían chocado varias veces por debajo de la mano y contaban con la velocidad y ritmo… Leer más →

Eran botellas, pero las llamaban cascos. Ibas a comprar vino, gaseosa o una litrona (entones no se llamaba así, pero era un litro de cerveza igual que ahora). Y te preguntaban: ¿has traído los cascos? Y si los habías traído, es decir, habías traído las botellas vacías de lo que ibas a comprar, te cobraban más barato, y si no, te cobraban más. Te cobraban el casco. O sea, que la botella vacía valía su pasta. ¡Qué cosas! Y así, a veces, ibas a la compra y si llevabas más cascos de la cuenta, te… Leer más →

La lechera. ¿Te acuerdas de aquél cuento de una niña que iba con una lechera a vender la leche al mercado? Iba pensando abstraída en sus cosas: cuando vendiera la leche compraría huevos con el dinero obtenido, criaría los pollitos y luego vendería los pollos para comprarse un cochinillo, al que engordaría hasta poder venderlo para comprar un ternero y luego… Y lo que hacía era tropezar y derramar toda la leche. ¿Te acuerdas? ¡Pues olvídalo, que no tiene nada que ver! Bueno, sí, tiene que ver con la lechera. Un recipiente de aluminio con… Leer más →

Un grupo musical del año… ¡adivina! Sí, de 1975. Solo duró un par de años, un par de álbumes y tres éxitos (Saca el güisqui, cheli. La chorba del Jacinto. Vamos de excursión). Pero lo que nos reímos con ellos y con sus letras y melodías pegadizas. ¡Hala! ¡A recordar!     Saca el güisqui, cheli Bajando mismamente por la calle mayor Dejando al personal con un pasmo Íbamos aquí los amiguetes y yo Jalando con la moto a to trapo La gente mayormente se quedaba alelá Porque íbamos pisando en los charcos Saltando los… Leer más →

Aquí va a ser necesaria la desambiguación esa, la que usa la Wikipedia. No es ropa para irse a la cama, no es un pijama para dormir. Es un pijama de los de comer. Hablamos del postre sesentero que colmaba los anhelos infantiles. Y el estómago, porque había que echarle narices para comérselo todo. El pijama era un superpostre. Llevaba helado, flan de huevo, piña y melocotón en almibar, nata, barquillos, sirope de chocolate y si tenías suerte hasta paragüitas y bengalas. ¡Qué pasada! A Homo nostalgicus se le hace la boca agua recordándolo. —Quiero… Leer más →

Esta mañana (y que nadie pregunte el porqué) Homo nostalgicus se ha levantado con una cancioncilla rondándole por la cabeza. …Yipi hey yipi ho… Yipi yipi yipi hey… Una cancioncilla pegadiza que provenía de un remoto lugar de su memoria. …Yipi hey yipi ho… Yipi yipi yipi hey… Cerrando los ojos, ha buceado en los recuerdos y el resultado ha sido el siguiente: Yipi hey yipi ho… Yipi yipi yipi hey… Lariat Sam llegó… Yipi hey yipi ho… yipi yipi yipi hey… y el Oeste conquistó. Con su lazo él es un campeón, en esta… Leer más →

Un momentazo televisivo de hace tiempo. Bueno, no tanto, unos diez años solamente, pero que todavía se recuerda. Y una expresión prácticamente en desuso que se revitalizó y que al oírla no podemos evitar recordar a esa pobre muchacha que se hizo un lío con los productos químicos. Recordemos.     La socorrista, que evidentemente que no estaba formada para desempeñar el puesto y que no contaba con la necesaria supervisión, mezcló lo que no debía y ocurrió lo que ocurrió. A su favor dar la cara y las necesarias explicaciones. Aunque luego se las… Leer más →

Scroll To Top

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies